DOMUS PONTUS

Paula

El juego del viernes 24 estuvo muy bien; empezando por el premio: Era un juego en el que teníamos que ser rápidos, movernos por el colegio y usar nuestros conocimientos sobre la primera declinación para completar las pruebas y volver a tiempo a la clase y así ganar la tabla de la declinación.
Ahora en el examen podemos tener delante la tabla y no tendremos que repasarla cuando estudiemos para el examen.
El juego estuvo súper currado y el premio de terminar a tiempo, ganar la tabla y las chuches y el plátano de Pontus hizo que nos implicásemos mucho más y lo hiciésemos con más entusiasmo, la parte que más me gustó fue la de construir una frase directamente en latín, y lo de grabar nuestro recorrido por el colegio fue muy divertido.Además yo creo que fue una manera de aprender en muy poco tiempo, las ideas de Javi son
muy originales, nos encanta aprender latín con juegos.

Marcelo

En mi opinión creo que el juego me ayudó a comprender mucho mejor la primera declinación y aprendí a formar frases en latín directamente. Además me parece una forma muy divertida y efectiva de aprender ya que como el premio merecía la pena nos implicamos mucho más por lo que se nos quedaron mucho mejor los contenidos. Espero que hagamos más juegos como este para seguir avanzando en la asignatura.

Por otra parte me pareció muy curioso lo de los códigos QR con acertijos y esas cosas.

El único punto negativo fue que a lo mejor faltó un poco de tiempo.

Fran

Reflexión juego 1ª declinación:

Este pasado viernes hemos realizado en la clase de latín, un juego para ganar la tabla de la primera declinación, y así, en los próximos exámenes poder tenerla delate.

Para que nuestra domus consiguiera su trofeo (el de color rojo) y eso le acreditara haber ganado este juego, hemos tenido que realizar cuatro pruebas distintas, en la que se demostraban todos nuestros conocimientos anteriormente aprendidos, a lo largo de lo que llevamos de curso.

Para realizar el juego, cada participante llevaba una libreta y un bolígrafo, para escribir las prueba, y también un lector de código QR para ir descifrando a qué lugar del colegio tenemos que ir, cosa que da un toque aun más entretenido y divertido al juego.

En cada prueba, cada una en un lugar distinto del colegio, había un sobre con una profesión propia de la época, y de la primera declinación, que como hemos aprendido no todas las palabras son femeninas, dentro de la primera declinación se encuentras profesiones que se traducen en masculino.

Salimos de la clase, escaneando un código QR que nos mostraba la imagen de un pirata, y nos dirigimos al pasillo de los niños chicos, que está decorado con motivos marinos, y efectivamente, allí había dibujados dos piratas, y junto a ellos nuestro primer sobre, que analizamos.

Allí nos encontramos otro código QR, el de la profesión del marinero nauta- nautae, pensamos en la piscina del colegio, pero cuando se abrió la imagen mostraba un instrumento de medición de la presión y temperatura del mar, que está en el patio de las palmeras, y allí nos dirigimos.

De esa prueba, nos mostró agrícola-agricolae, por lo que nos dirigimos al huerto del colegio, quizás la prueba más innovadora, ya que ahí había una frase en español, que habíamos de traducir al latín, cosa que anteriormente nunca habíamos hecho, pero que no nos costó trabajo, al haber allí el vocabulario necesario.

El último código QR nos dirigió a la biblioteca, donde tuvimos que escribir diez palabras de la primera declinación, la más fácil sin duda, pues después de tantas oraciones analizadas, se nos ocurrieron miles de palabras que poner.

De allí volvimos a la clase de latín, donde el profesor nos advirtió de unos pequeños fallos, que supimos ver y corregir, y de los que no nos habíamos dado cuenta, por causa de los nervios del juego.

Tras corregirlos, el profesor nos dijo que habíamos superado el juego, y recibimos nuestra insignia que acredita la tabla de la primera declinación, y un bol de chucherías, y hasta un plátano con el nombre de nuestra domus Pontus.

A mí personalmente me ha encantado el juego, y la forma que hasta ahora están teniendo las clases de latín, de aprender jugando, cosa que beneficia a todos, pues las clases se hacen más amenas, nos divertimos mientras aprendemos, y aprendemos de una manera divertida, sencilla y eficaz.

Pablo López

Como reflexión sobre el juego que hicimos el otro día, tengo que decir que fue un día interesante y divertido, creo que latín en general se está haciendo muchísimo más ameno y divertido de lo que podría ser, y se aprende mucho más.

Todo esto es gracias a los juegos y actividades que realizamos que son una nueva y mejor manera de aprender bajo mi opinión,

Con respecto al viernes, me lo pasé muy bien y fue una buena forma de repasar todo, también creo que fue una forma de motivarnos, al querer conseguir la insignia de la primera declinación.

En general, creo que estuvo muy bien

Itziar Serra

Para la reflexión de latin voy a hablar de lo que me está  pareciendo las clases estos primeros meses de clase.

La verdad que cuando cogí letras creía que iba a ser una clases un poco aburridas y que iba a ser difícil, pero una vez ya sabiendo que íbamos a hacer y de que iba, me iba gustando cada vez un poco más.

Los primeros días, dimos la 1º declinación e hicimos algunos juegos, en los que uno se divertía y se entretenía y a la vez aprendía.

El primer examen, fue de la 1º declinación y fue muy fácil aprendérsela y aprenderse los verbos, porque hacíamos mini juegos para aprendérnosla de poco en poco y hacíamos muchas frases que eran fáciles.

Una vez hecho el examen, empezamos con la 2º declinación, los adjetivos y la 3º declinación, y ya la cosa se iba complicando.

En resumen me esta gustando las clases de latin que llevamos porque no se hacen largas ni pesadas, aprendemos y nos entretenemos, y más cuando hacemos juegos, porque nos divertimos más y se nos hace más amena las clases. Y con lo de los puntos de las domus nos gusta porque nos motiva a hacer las actividades para subir puntos.

Juan Lara

Para esta reflexión de latín he decidido hablar sobre la asignatura en general.
Por lo general al principio pensé que esta sería una asignatura igual que francés o inglés pero en realidad es muy diferente. De momento la asignatura de latín no se centra tanto en los exámenes (de momento) sino que se centra más en trabajos de clases y un sistema de puntuación muy chulo que ha inventado el profesor. Por lo general de las tres asignaturas de idiomas que damos en el colegio latín es mi favorita.

Marcelo

La verdad es que esta asignatura me ha sorprendido ya que me la esperaba de otra manera, la manera de enfocarla por casas, puntos y competiciones me parece lo ideal para que no se haga muy pesado.
Al fin y al cabo es el primer tema y eso pero me lo esperaba más complicado y creo que lo de que nosotros hagamos unos apuntes me ha gustado mucho porque sirve para estudiar y para mejorar.
En conclusión creo que para lo que llevamos me está gustando bastante la asignatura y no la vel muy dificil de momento. Espero que siga así.

Carla

En esta reflexión, voy a hablar sobre las clases que llevamos por ahora de latín. Sinceramente, yo pensaba que las clases iban a ser muchísimo más aburridas, pero de la forma en la que Javi nos ha presentado la asignatura, y cómo se han ido dando las clases, me está encantando, me resulta super divertido y las clases se me hacen bastantes cortas.

La primera clase, al principio fue un poco liosa, ya que teníamos que cambiar de aula cada hora, y ninguno lo había hecho antes. Durante esta clase, Javi, nos puso un vídeo en el que salía el hablando, disfrazado de emperador romano, explicando lo que íbamos a hacer a lo largo del curso, con el objetivo de hacernos ciudadanos de Roma.
Al principio, no conseguimos entender casi nada, ya que hablaba en latín y bastante rápido, pero después lo puso otra vez y conseguimos entender lo que decía.
El objetivo del juego es convertirnos en ciudadanos de Roma, y para ello, hay 4 casas distintas. Durante las clases se van haciendo juegos o actividades, que pueden sumar puntos para tu casa, o restarlos.
Al final del trimestre, la casa con más puntos, conseguirá un premio que no sabemos todavía cuál es.
Después de esto, estuvimos haciendo un test de 10 preguntas, en el que al responderlas te decía qué tipo de jugador eres, y a partir de ahí se hicieron las casas. Yo caí en una casa que me gustó mucho. En esta había compañeros de ambos grupos, por lo que nos tenemos que poner de acuerdo en muchas cosas, ya que al estar en la misma casa y ser de distintos grupos, los puntos que ellos ganan y pierdan, también nos influyen a nosotros.
Nuestra casa se llama “Domus Pontus”, que significa mar inmenso; y nuestro lema es “Dum Spiro, Spero”, que significa mientras respiro, tengo esperanza. Nuestro escudo es una corona de laurel, en la que dentro hay pintado un mar inmenso, con un sol. En el sol hay una frase, esta dice “con este signo vencerás”. Debajo de la corona de laurel hemos escrito el nombre de nuestra casa y el lema.

En la segunda clase, hicimos un juego sobre “Orfeo y Eurídice”. Esto consistía en traducir una frase que nos daban. Para ello, nos pusieron primero un vídeo de Luciano Pavarotti, y luego nos hicieron preguntas sobre lo que decía el vídeo, si acertábamos podías acceder a un código QR. En este salía una página de vocabulario, que ayudaba a la traducción de la frase. Una vez traducida, con unos dados que tenían pintadas unas imágenes, teníamos que representar lo que la frase decía. El ganador conseguía un cofre, lleno de chucherías.
Casi ningún grupo lo consiguió, ya que para traducir frases necesitamos más cosas a parte del vocabulario, las declinaciones.

En la siguiente clase, nos explicaron cuántas declinaciones y cuántos casos había. Nosotros solo dimos la primera declinación, con sus 5 casos: nominativo, acusativo, vocativo, genitivo, dativo y ablativo.
Cuando empezamos, me resultó bastante complicado, ya que todo esto era nuevo para mí, pero con las actividades y los juegos que hemos hecho, me ha resultado mucho más fácil.
También hemos dado el verbo irregular Sum, con 5 significados, y los verbos regulares: Amo, Video, Lego y Audio.

En las últimas clases hemos estado analizando frases, indicando en cada palabra el caso que corresponde. Al principio, no entendía nada, y todo me resultaba bastante difícil. Pero a lo largo de las últimas clases, hemos estado haciendo bastantes frases, y me resulta mucho más fácil.

Todo lo que llevamos de latín, me está gustando mucho, ya que al principio pensaba que iba a ser aburrido, y todo de estudiar y copiar, pero me ha parecido muy buena idea, hacer juegos, actividades, preguntas,… para aprender. Creo que esta forma es mucho más eficaz y aprendemos de una forma divertida.

Luz

Este año hemos empezado a estudiar latín en el colegio los alumnos que escogimos letras. Inauguramos la asignatura viendo un vídeo que hizo nuestro profesor Javi, que decía ser el César y nos invitaba a luchar por ser “ciudadanos romanos”. Este premio o logro se alcanzaría junto a los compañeros de tu “domus” (hay cuatro “domus”), consiguiendo objetivos y ganando puntos a lo largo del curso. A mí me motivó mucho, porque como también me gusta Harry Potter, y creo que el juego se basa un poco en el mecanismo que usan en Hogwarts, pienso que vamos a vivir una experiencia divertida y diferente mientras aprendemos.

En la siguiente clase hicimos un test para ver qué tipo de “gamer” éramos cada uno, para que a la hora de hacer las “domus”, hubiera personas con distintas habilidades en cada una. Puedes ser Explorer, Achiever, Socialiser o Killer. Aunque no me lo esperaba, yo soy Socialiser, imagino que por el tema de que me gusta mucho estar con las personas y trabajar en equipo cuando el equipo funciona bien.

El día en el que Javi nos dio a conocer las “domus”, me sentí contenta, porque me llevo bien con todas las personas que forman parte de la mía, ¡hay hasta amigos míos! Ya en las clases posteriores, estuvimos decidiendo cuáles iban a ser nuestras señas de identidad (escudo, lema y banda sonora). Yo pensé en un principio que ponernos de acuerdo con nuestros compañeros del otro grupo de latín iba a ser difícil, no por nada, sino porque no estamos juntos en clase. Al final no fue tan complicado como pensaba porque supimos comunicarnos y llegamos al acuerdo de llamar a nuestra casa “Pontus”, que significa mar inmenso, profundo. Hicimos un escudo para mi gusto muy atractivo y un lema que invitaba a tener esperanza siempre, al respirar: “dum spiro, spero.” Yo disfruté especialmente en el diseño y elaboración del escudo, porque me encanta dibujar y más si hay que hacerlo con un sentido y significado.

En las siguientes clases, cuando ya nos habíamos organizado, hemos hecho juegos, como por ejemplo el de Orfeo y Eurídice. Fue el primero que hicimos y teníamos que traducir fragmentos de esta obra a partir de un vocabulario, pero nos fue imposible. Pudimos comprobar por nuestra propia experiencia que es imposible traducir sin conocer las declinaciones y los casos. Una vez sabiendo esto, hemos empezado a traducir en clase y competimos entre las “domus”. Analizamos la oración juntos, y luego Javi coge una libreta por “domus” y según como esté hecha la frase, ganas más o menos puntos para tu “domus”. También podemos ganar puntos acertando preguntas que hace Javi.

Actualmente, cada casa estamos haciendo unos apuntes de la primera declinación y de los verbos, para subirlos luego al blog.

A mí me está gustando mucho esta manera de dar clase, porque estoy aprendiendo mucho y además, siempre voy con ganas a clase de latín. La verdad es que quiero aportar lo mejor de mí para que Pontus, mi casa, pueda ser la ganadora.

Gracias Javi por demostrar una vez más que se puede aprender jugando.

Fran

En esta reflexión, me gustaría explicar mi punto de vista a lo largo de las secciones de latín que llevamos dadas.
La primera clase, fue un poco liosa, había líos con los horarios, y las clases, pero cuando por fin estaba ya todo el grupo en el aula de audiovisuales, nos sentamos y se comenzó a introducir la nueva materia.
El comienzo estuvo muy bien, la introducción fue un vídeo, en el que el mismo profesor, se presentaba como emperador de roma, nos explicaba el juego que íbamos a jugar durante todo el año, y el objetivo, convertirse en ciudadanos de Roma, y también que habría algún premio algo mayor a la típica corona de laurel.
A mí personalmente me motivo mucho, porque mi madre me contaba cómo eran sus aburridas clases de latín, llenas de memorizar, copiar, y poco más que un examen entre tema y tema.
Así que encontrarme con esta divertida dinámica de aprendizaje me encanto, y a mí personalmente, ya que me encanta Italia y en especial Roma, ciudad que ya he visitado y que conozco bien, ya que combina dos de los temas que más me gustan, la Historia y el Cristianismo.
Hicimos un test, para ver qué tipo de jugador eres, yo soy Explorer, pues me encanta las cosas nuevas, explorar… Y a partir de ahí, se hicieron cuatro grupos, que lucharían por convertirse en la casa ganadora, y por ende, ciudadanos de Roma.
Caí en un grupo, que me gusto mucho, y decidimos llamar a nuestra casa “Domus Pontus”, que significa, mar inmenso, que queremos que simbolice la tranquilidad, la inmensidad de conocimientos que vamos a adquirir…
Nuestro lema es “Dum Spiro, Spero”, que hace referencia a la esperanza, mientras respiras.
También realizamos un juego, sobre “Orfeo y Eurídice”, relato de la mitología que bien conocía, y me ayudo mucho en el juego. Otras de las cosas que más me gusta de Latín, es su relación con la mitología, un tema que domino y me gusta, de hecho yo sugerí que nuestra casa se llamase “Domus Minerva”, enhonor de la diosa romana de la sabiduría, y la estrategia, conocida en la mitología griega como “Atenea”.
Luego en clase, hemos dado ya la primera declinación, y los seis casos que hay en cada declinación, que hemos aprendido a utilizar a través de ejercicios y correcciones al profesor mientras nos recuerda las cosas, cometiendo errores a posta, para así hacernos estar atentos y corregirle, para así ayudarnos a recordar mejor las cosas.
También hemos dado ya cuatro verbos, que hemos aprendido a través de un juego, en el que mi casa ya ha ganado sus primeros 30 puntos.
Esto ha sido todo a día de hoy, pero espero seguir aprendiendo de la misma manera, y que mi casa
finalmente sea la que se convierta en la verdadera casa romana.
“El dado ha sido lanzado”;(la suerte esta echada), dijo el César, disponiéndose a cruzar el Rubicón, durante la guerra civil contra Pompeyo.
Alea iacta est.

 

Pablo López

Éstas clases de latín, para mi, ayudan y sirven mucho más que aprenderlo todo con el libro y sin ningún sentido como en muchas asignaturas, creo que las cosas se te quedan mejor, todavía recuerdo cosas del año pasado de lengua que aprendimos jugando.

Creo que éste método es mucho más eficaz y es algo novedoso y moderno, que deberían copiar en muchas más clases.
Susana

En está reflexión hablaré de los trabajos y juegos que llevamos hecho en la asignatura de latín.

 

En cuanto los trabajos y juegos que llevamos hecho  en dicha asignatura, me han gustado mucho ya que de una manera didáctica y divertida, nuestros profesor nos ha hecho que entendamos una asignatura que no habíamos tenido nunca.

 

De todos los juegos realizados hasta ahora, el que más me ha gustado ha sido el de “los dados”, el cual consistía en tirar un dado por grupo y dependiendo del número que saliera, preguntaba diferentes cosas de los apuntes que había dado en clase.

 

Gracias a estos juegos y el incentivo (obtener puntos para ganar el premio de final de curso) que nuestro profesor nos ha propuesto, estamos aprendiendo de manera rápida y divertida.

 

Estoy muy contenta con estos tipos de clases, puesto que aprendo muy rápido y eso me alegra ya que pensaba que me iba a costar más trabajo dicha asignatura y me asustaba el pensar que no lo entendería.

Paula López

Tras las clases que llevamos de latín sólo puedo decir que me han sorprendido mucho, tanto por la asignatura, que pensaba que sería muy complicada y me costaría mucho, como por la forma de dar las clases.
Es la primera vez que me hacen algo así para aprender y creo que no se me ocurre ninguna manera mejor para conseguir que los alumnos pongan interés en la asignatura y aprendan. No me extraña que toda la gente que lo ha visto haya felicitado a Javi por su idea.
Me está gustando mucho aprender latín por medio de juegos y con un claro objetivo: convertirnos en ciudadanos de Roma. Nos explican las declinaciones con sus casos, conjugaciones , y significados de palabras que tenemos que estudiar y ser capaces de reconocer si queremos ganar las competiciones que hacemos contra las demás domus de la clase, cada una con su nombre y lema en latín, escudo, y banda sonora. Nuestros logros son puntos para nuestra domus, así como nuestros errores, tanto dentro como fuera de clase de latín, restan puntos.
Si estamos atentos en clase no es difícil hacer bien las actividades y sumar puntos a nuestra domus porque Javi lo explica todo genial y todas las domus de la clase estamos aprendiendo mucho en muy poco tiempo, y de una manera divertida.

Noticias relacionadas

Si lo deseas, puedes dejarnos un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies